Me gusta el “lado bueno” de los realities, el show business y youtube.

Charice Pempengco. Foto:http://farm4.static.flickr.com

Charice Pempengco. Foto:http://farm4.static.flickr.com

Es fin de semana. Hay que relajarse. Pero después de un par de semanas como novato del blog, quiero escribir algo, que tal vez ya no sea noticia en forma alguna, pero para mí fue una buena noticia cuando me enteré con años de retraso por youtube. La historia de la en aquel entonces, niña  Charice Pempengco.

La historia empieza cuando como muchos, me veo invadido y contagiado por el éxito de Brenda Mau en Operación Triunfo. De Brenda, me gustó particularmente su interpretación de Listen de Beyonce. Luego de verla, advierto que en los videos relacionados de youtube, aparecía una niña que interpretaba la misma canción. Me animo y doy click. Y lo que más me sacó de cuadro fue el contraste entre su apariencia tierna de niña y su potente  y prodigiosa voz adulta. La verdad, hasta pensé que era un montaje de audio o algo por el estilo.

Así es que, guiado por la curiosidad, empecé a ver más videos de su desarrollo musical. Y si, era su voz y era famosa. A diferencia de Paul Potts, Bisbal, Susan Boyle y la misma Brenda, famosos pero ya mayores de edad, en este caso se trataba de una niña, lo cual como padre, me dejó reflexionando acerca de las grandes ventajas y oportunidades que tienen hoy los chicos, gracias a la tecnología. Eso sí, con un poco de suerte al lado (si no, recordemos a Magaly Solier).

Bueno, en el caso de Charice, nacida en Filipinas, el concursar en un reality musical a los 7 años, le abrió las puertas del éxito en youtube. A tal punto, que al llegar a Estados Unidos, es presentada en los shows de Ellen DeGeneres y de la misma Oprah.

Y es precisamente el video de Oprah, el que da origen al título de este post. Sabiendo que Charice es admiradora de Celine Dion, Oprah llama a Celine y le pide que la conozca y que la deje interpretar una canción en uno de sus conciertos. Celine acepta. Y el resto es historia en youtube. Una presentación memorable. Y al apreciar la cara de su madre, creo entender su inmensa felicidad entremezclada con miedo.

¿Miedo? ¡Pues claro! El sueño de su hija se ha hecho realidad muy temprano. Su reto como madre, es hacer que dure lo más posible, de ser necesario, toda la vida. Porque tal vez intuya que de no ser así, probablemente le sobrevenga la pesadilla del star system, donde la exigencia insaciable de nuevos triunfos, empieza a engendrar casos patéticos de miseria humana. Sino que lo diga Michael, tal vez el más grande niño prodigio de todos los tiempos, y que nunca debió terminar como terminó.

Espero que con Charice Pempengco ocurra solo lo bueno. Porque me gustaría verla de aquí a unas décadas, cual Celine Dion, presentando a un nuevo talento que la admira, en un círculo musical más virtuoso y menos vicioso.

Ojalá que lo logre. Porque detrás de ella, llega toda una legión de niños extraordinarios, que en un click pueden alcanzar la cima mediática. Web 2.0 le dicen. Ojalá también signifique Felicidad 2.0 para ellos y sus familias. Porque al final, eso es lo que importa, ¿no?

PD: Parece que todo marcha bien para Charice. También un interesante post en el blog del becario, relacionado con los niños estrellas.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo personal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s