Archivo de la etiqueta: personal

Los niños ven. Los niños hacen. Y los adultos muchas veces también.

Gracias a @vacadescarriada (extraordinaria artista y clown peruana) vía twitter, pude ver este magnífico video que encierra una simple verdad absoluta: lo que un niño ve, un niño lo hace. Para quienes tenemos hijos pequeños, este debería ser siempre la segunda ley a tener presente, luego obviamente de la primera, que sería amarlos por sobre todas las cosas.

En estos tiempos de inmediatez y constante cambio, a veces nos olvidamos que todavía existen las verdades absolutas. Tan verdad y tan absoluta, que lo mismo sucede en internet, con quienes estamos aprendiendo…vemos…y copiamos. Es una etapa vital e inprescindible en todo proceso de aprendizaje.  Ya luego vendrán la creatividad, la originalidad y el factor diferencial. Y esa es otra verdad absoluta…porque los seres humanos somos por naturaleza inconformes. De eso hablaremos en otra oportunidad.

Deja un comentario

Archivado bajo learning, thinkers

Reflexiones 2.0 de una noche de domingo

Se termina un domingo más. Acompañado de “la voz” de Frank Sinatra que interpreta Meditation vía Blip.fm, intentaré poner en blanco y negro algunas reflexiones que me persiguen desde que inicié este proyecto de aprendizaje. Pero antes, que buena canción la que sigue…es una de una tal Melanie Fiona, que suena muy parecida a los Four Seasons. Qué curioso, me suena tan conocida a pesar de ser la primera vez que la escucho…como muchas de las cosas que veo a diario en internet.

La red es definitivamente viral, al menos para mí. Recuerdo todavía mi vida tranquila de la web 1.0, cuando tenía una lista de páginas establecidas que revisar a diario, al igual que los emails y una estación musical online. Tal vez por allí me animaba a probar alguna nueva aplicación y a hacer continuas búsquedas de Google…pero hasta allí no más. En cambio, hoy, empiezo el día con twitter por el cual me llegan cada día más y más twits interesantes con muchas noticias frescas, los cuales generalmente van acompañadas de links hacia otros sitios también igual de interesantes, los cuales multiplican los enlaces a otros tantos sitios nuevos e interesantes, que a le vez termino siguiendo en twitter o facebook. Es decir, mientras más me nutro de la web 2.0, más quiero. Si eso no es cuadro patólogico, no sé que es. Y eso que trato de mantener un crecimiento lento en twitter ( a la fecha sigo a 135 personas). Y me pregunto…¿de verdad alguién puede seguir en serio a mil o cinco mil personas, leer miles de webs y blogs al día, escuchar miles de canciones y ver cientos de videos en youtube? ¿Y todo eso mientras actualizan sus cuentas y postean en sus blogs? Si no aprendo a manejar este aspecto viral de la web 2.0, creo que no tendré más remedio que “cortar por lo sano” y volver a mi web 1.0. Espero que lo que pueda aprender en los próximos días me entegue nuevas luces para seguir avanzando.

El timeline está dominando mi vida. Con la clara tendencia a la información en tiempo real que acompaña a la web 2.0, el timeline se ha convertido en “mi nuevo jefe” en la red. Pero a diferencia de un jefe real, no puedes decirle, cosas como “necesito más tiempo…”, “estoy bloqeuado, me voy a caminar un rato…”, “podemos reunirnos un momento para discutir esto?”. No, el timeline es un jefe implacable, que solo pasa por nuestro lado dejandonos la tarea y se va tan rápido como vino. Y vaya si uno  no está atento, la reprimenda vendrá en forma de tuiteros que te unfollowean, blog con cero visitas, herramientas y aplicaciones que cambiaron de un dìa para otro, juegos que cuando lo empiezas a jugar ya están a punto de ser reseteados, ideas que parecían ciertas que se volvieron falsas…en fin. Al parecer, lo único que es permanente en la web 2.0 es elavance infinito del timeline. Espero que una de las mejoras que traiga la web 3.0 sea el concepto de domingo de descanso. Al menos a mí me vendría bien.

Conectividad total, Gadgets, widgets, aplicaciones, programas, hardware, teconologías y demás que se reproducen como conejos gracias a la viralidad y la presión del timeline. Creo, a mi modesto entender, que los dos puntos anteriores están también presionando fuertemente a las empresas a generar un “infierno de noticias”, debido a que “si no tienes algo nuevo que decir todos los días”, pues estás cayendo en la obsolescencia. Digo yo…ya tengo 2 laptos, una pc de mesa, un smartphone…pero me siento mal de no haber probado aún el play 3, ni el nintendo wii, ni tener la tele LED, ni el nuevo iphone, ni sus infinitas aplicaciones o una netbook, o lector de ebooks…stop, stop, stop! Con tanto aparato nuevo, a que hora voy a seguir la viralidad del contenido en la red, cuando voy a actualizar mi timeline, si todo el tiempo me la voy a pasar aprendiendo como se usan estos aparatos? Algo, en lo más profundo de mi ser me dice que algo anda mal, y cuando estoy de humor pesimista, hasta siento que esto podría terminar como la crisis subprime, pero en versión tecnológica.

¿De verdad es gratis todo lo que recibimos gratis de la red? También me hace acordar aquellas épocas donde se empezaron a masificar los créditos de consumo…todo era maravilloso…hasta que uno descubría que los préstamos había que pagarlos. Si no, reflexionemos…que pasaría si mañana Google quisiera cobrar por el email, youtube, google docs, el buscador, maps, etc, etc, etc? Tendríamos derecho a exigirle que siga siendo “gratis”? Bueno, lo que yo he aprendido en la vida es que, la dependencia de algo, siempre tiene un costo. Y generalmente es alto. Si no recordermos cuando twitter fue hackeada recientemente. O cuando Gmail se cayó. ¿Cuánto de lo que somos y hacemos se perdería con ello? Ojo, no estoy en contra de la web 2.0. Al contrario. Vivo maravillada con ella. Lo único que estoy dejando en claro es que soy conciente de que al menos para mí, si tiene un costo y un riesgo siempre latente. Es por eso que de vez en cuando tomo una hoja y un lápiz  y hago todo a la usanza antigua. No me siento lo suficientemente seguro aún, para dejar esa habilidad en el recuerdo.

Finalmente…¿No es lógico que después de estas complejidades, la mayoría seamos observadores pasivos en la red? Ya lo dicen las encuestas en twitter…el 5% produce el 75% de todo su contenido. Pero, si no hay que ser adivino! El mundo real es ya de por sí complicado como para que todos asumamos activamente las complejidades virtuales de la web 2.0. Eso me lleva a mi última reflexión de hoy…espero que la web 3.0 sea el “gran simplificador” de esta poderosa herramienta llamada internet, tanto como para que abuelos, padres, gente con poco conocimiento, o con escaso tiempo, puedan ser protagonistas activos en “la nube”. Cuando eso se de, habremos llegado a un nuevo estadío humano y tecnológico, donde todos tendremos la real posiblidad de estar verdaderamente conectados. Y no hablo en términos tecnológicos. Me refiero a verdaderamente conectados, como personas que somos.

Algún día, si mi capacidad me lo permite, me gustaría aportar algo en ese sentido. Mientras tanto, como el aprendiz 2.0 que soy, seguiré pataleando fuerte, para que las gigantestas olas cruzadas de información que provienen de las tecnologías convergentes y divergentes no terminen por ahogarme en este a veces, tormentoso mundo virtual. Felizmente, he encontrado en mi corta travesía, muchos faros, salvavidas y manos amigas, que desde todos los rincones del mundo me tienden la mano a diario, para sacarme a flote con sus post, artículos, aplicaciones, consejos, reflexiones, tecnología y don de gente. A ellos, como siempre, les estoy muy agradecido.

Deja un comentario

Archivado bajo learning, opinión, web 2.0

Me gustaría tener una oficina así.

Foto: wherewedowhatwedo.com / tipclapper

Foto: wherewedowhatwedo.com / tipclapper

Una de las cosas que aprendí con el tiempo es que el área de trabajo (en una empresa o en casa) que uno ocupa es el lugar que define gran parte de nuestra vida. Cuando recién empezaba, me gustaba tener todo el trabajo encima del escritorio, pues eso me hacía sentir seguramente más importante y muy “ocupado”. Conforme fue pasando el tiempo (y aprendiendo algo de feng shui) me empecé a dar cuenta que mientras más orden y menos cosas tenía a la vista, me sentía y trabajaba mucho mejor. Esto llegó a su corolario cuando empecé a visitar por mis labores las oficinas de distintos gerentes y me daba con la sorpresa que generalmente su lugar de trabajo lucía impecablemente…vacio. Por mucho tiempo pensé que como eran Gerentes pues no tenían que trabajar (la ignorancia es atrevida), pero luego, entendí que hacerlo y bien, no era necesario pasar por la tortura visual de las cosas arrumadas en cima del escritorio, que según dicen, lo único que genera es un altísimo estrés visual y angustia ante el trabajo aún no realizado.

Desde entonces, procuro que mi lugar de trabajo me haga sentir bien. Y cuando estoy preocupado y angustiado por algún tema en particular, el solo hecho de ponerme a ordenar cosas en él me alivia y me ayuda a encontrar las soluciones más rapidamente. Justo ahora que estoy emprendiendo una nueva etapa en mi carrera profesional y he empezado a trabajar en mi propia oficina (pequeña pero mía), he encontrado muchas ideas de como me gustaría que sea, en wherewedowhatwedo.com y también en officesnapshots.com. La primera de personas que muestran su lugar de trabajo o estudio en la casa y la segunda que muestra como son las oficinas de algunas de las empresas más admiradas en el mundo. El único problema que tengo es…lo que me a costar, ja, ja, ja! Pero, para eso se trabaja, no? Sea un circulo virtuoso o vicioso, lo cierto e inegable es que allí, en esos escasos metros cuadrados, pasaremos gran parte de nuestras vidas. La idea es que esa parte, también sea algo digno de recordar.

2 comentarios

Archivado bajo diseño, personal, web 2.0

La tecla del día: jugando con nuestras vidas.

Hace algunos días, dos noticias relacionadas a juegos online impactaban casi al mismo tiempo en mi cerebro:

La primera, el juego peruano “crazy combi”, lanzada como una aplicación en facebook, se convertía según el ranking de IAB Perú en la tercera página más visitada del país y solo superada por el decano de la prensa nacional, El Comercio, y por el portal de noticias online, peru.com. Creo que el video que viene a continuación, me exime de mayores explicaciones, ya que en el Perú, los mayores exponentes del mal manejo suelen ser estas pequeñas unidades de transporte público, llamadas combis.

Dar click en la imagen para ver video.

Dar click en la imagen para ver video.

Por otro lado, “thegreatflu”, un juego ideado por por expertosdel Erasmus Medical Centre de Rotterdam (Holanda), es lanzado como una herramienta colaborativa para concientizar a los jóvenes acerca de las difíciles decisiones que tienen que tomar las instituciones y gobiernos ante la expansión pandémica de la gripe AH1N1, haciéndoles, a través del juego, comprender con mayor profundidad muchas de las medidas tomadas y las consecuencias.

Dar click en la imagen para ver video.

Dar click en la imagen para ver video.

Ambas, explotan realidades que ponen a diario en riesgo nuestras vidas. Sin embargo, creo que la diferencia está en que la primera se enmarca dentro de la vigente y exitosa corriente comercial de los videojuegos (para ganar no importa matar), mientras que la segunda explora un terreno menos rentable pero más altruista: para ganar hay que salvar.

Es el dilema siempre presente en nuestras sociedades, en esta era 2.0: las malas acciones muchas veces son noticia y sinónimo de éxito mediático, mientras las buenas pasan siempre a la última página del diario, si es que aparecen.

Los juegos, juegos son, y tan solo explotan la realidad de una manera exagerada y muchas veces divertida. He jugado “crazy combi” y la verdad que me he divertido mucho, porque logra transformar nuestra impotencia ante la fea realidad, en un momento de resignación alegre. También he jugado thegreatflu y en los primeros cinco minutos, empecé a “sentir” que tenía los síntomas de la gripe, así es que lo dejé allí. Pero la verdad, me gustaría que mi hijo, cuando tenga edad, elija jugar “thegreatflu”. Eso para mí, significaría que él se ha convertido en una mejor persona que yo y que probablemente, se encuentre viviendo en un mundo también mejor.

¿Y tú, que opción elegirías si se trata de jugar con nuestras vidas?


Deja un comentario

Archivado bajo análisis, opinión, personal

¡Qué buenas tarjetas de presentación!

Artículo publicado por http://www.noupe.com y recibido vía brandchannel.com

Artículo publicado por http://www.noupe.com y recibido vía brandchannel.com

Revisando mi cuenta de twitter, me llega vía @brandchannelhub un artículo fotográfico donde se presentan excelentes ejemplos de cómo una simple tarjeta de presentación puede convertirse en una gran oportunidad de impactar a quién la recibe, gracias a la creatividad y originalidad de su diseño. En total, son 60 tarjetas que rompen con lo común y que seguramente inspirará a muchos – me incluyo – a dejar de ver a las business card como unos simples rectangulitos de papel impresos con datos. Así es que a la hora de pensar en nuestro próximo lote de tarjetas personales, no sólo nos preocupemos por encontrar el menor costo y elegir un bonito papel (lo cual está muy bien) sino también, dotémoslas de un concepto que haga memorable nuestra actividad o empresa.

1 comentario

Archivado bajo learning, proyecto

No sé por qué pero aún no lo termino de leer

Dar click en la imagen para ver el video

Dar click en la imagen para ver el video

Este libro tiene ya unos buenos años encima de mi escritorio, cama, mesa, maleta y muchos sitios más. Me acompaña tranquilamente, mientras me entusiasma tenerlo cerca y me provoca leerlo. Pero al final del día, siempre lo dejo para mañana y nunca termino de viajar por sus páginas. Tal vez sea un velado acto inconciente de mi irresponsable falta de disciplina para aprender. O tal vez, un recordatorio permanente que me dice que el aprendizaje es un viaje que jamás termina, que no tiene principio ni fin. Como sea, uno de estos días haré que desaparezca de mi vista…para que pase a formar parte de mis pensamientos.

Deja un comentario

Archivado bajo learning, personal, proyecto

Aquí vamos, pateando teclas.

 Hay muchos caminos que recorrer. Este es uno más. Ojalá me lleve hacia algún lado

Deja un comentario

Archivado bajo personal, proyecto